Termómetros para la superficie de la estufa

Termómetro magnético para la superficie de las estufas de metal. Fabricado en esmalte negro a partir de un acero muy resistente. Ideal para las estufas cuyo tubo no es accesible.

Zona gris: combustión muy lenta, ensucia la chimenea.

Zona blanca: temperatura ideal.

Zona naranja: sobrecalentamiento, malgasto de la leña, riesgo de estropear la estufa.

Más detalles

23,00 € sin IVA

27,60 € IVA incluído


504 artículos disponibles

Añadir al carrito

  • Más
  • Accesorios
  • Evaluations (0)

Thermometer use diagram

 

¿Por qué invertir en un termómetro para su estufa de leña?


La economía de energía


Incluso las estufas de leña mejor construidas deben manejarse correctamente para obtener una eficacia óptima. Una estufa sobrecalentada no aportará ningún calor adicional a la estancia, sino que malgastará dicho calor al exterior de su casa. El termómetro le permitirá controlar la temperatura de su estufa obteniendo así el rendimiento ideal recomendado por su fabricante.

La protección de su estufa


Es imposible calcular la temperatura de la estufa a simple vista, guiándose solo por las llamas. El termómetro le indicará si el fuego está demasiado caliente contribuyendo a prolongar la vida de su estufa y evitando el deterioro de sus componentes metálicos.

Su seguridad


Cuando el fuego es muy débil y el humo es aparente, los restos de creosota se acumulan en el tubo de su estufa. El termómetro le indicará si la temperatura es demasiado débil o demasiado fuerte, o bien si se trata de la temperatura ideal.

 

Instrucciones de uso:


Diseñado para ser utilizado sobre la superficie de su estufa de metal, el termómetro magnético puede colocarse encima, delante o a un lado de esta. Su imán se adhiere con firmeza al metal hasta una temperatura de 425°C. Coloque su termómetro siguiendo las recomendaciones del fabricante de su estufa. En general, la superficie más caliente será la ubicación ideal.

Si su estufa de leña es nueva, no utilice el termómetro hasta que la pintura no esté cocida. Normalmente, un primer fuego lo suficientemente caliente basta para cocer la pintura. La mayor parte de las estufas de leña poseen una zona de eficacia de utilización situada entre 200 y 350°C, es decir, la zona central de su termómetro que aparece indicada por la zona "óptima".

Una temperatura inferior a 200°C indica una combustión muy débil. Estas temperaturas bajas crean creosota y restos que se acumulan en el tubo de su chimenea pudiendo provocar un incendio.

Una temperatura superior a 350°C puede dañar su estufa malgastando la madera. Si su estufa está sobrecalentada, consumirá más madera sin proporcionar por ello más calor, pudiendo provocar un incendio al inflamar la creosota depositada en el tubo de la chimenea.

 

Los termómetros de superficie están calibrados para medir las temperaturas más elevadas que el tubo de la estufa. Son ideales para las estufas con tubo de doble pared o en los casos en los que el tubo no resulta accesible.

 

No olvide consultar nuestras páginas especiales con los termómetros para el tubo de la estufa y los termómetros para los ventiladores para escoger el producto más adaptado a sus necesidades.

Aucun commentaire pour l'instant.

Seul les utilisateurs enregistrés peuvent laisser une évaluation. Identifier